8 de diciembre de 2009

Autoridad y bienestar docente


En la escuela, entendida como espacio de promoción social y de convivencia donde se enseña y se aprende permanentemente, la autoridad se hace imprescindible y ha de ejercerse desde el auténtico liderazgo.

Ejercer esta clase de liderazgo en educación supone tener ideas muy claras sobre los objetivos que se pretenden conseguir con la ayuda del equipo docente.

Está claro que en un colegio, los profesores son las personas que hay que liderar o formar para que, a su vez sean auténticos líderes. En definitiva ellos son los artífices de los logros en la educación de los alumnos.

En este sentido hemos de tener muy claro que el bienestar y el estado de ánimo de los profesores está íntimamente ligado al ambiente que se respira en las escuelas y dependiendo de éste, se conseguirán más o menos logros.

Crear expectativas en los profesores y evitar el pesimismo en los mismos en la relación con sus alumnos, requiere que se den la oportunidad de tomar decisiones, de equivocarse o de acertar pero siempre desde ese liderazgo. Para ello, son necesarios nuevos espacios de confianza, de libertad, de información, de entusiasmo y de solidaridad. Debemos marcar caminos dejando hacer y dejando soñar para que quien los recorra tome consciencia de la construcción de su propio conocimiento y experiencia.

Sólo así entendemos la autoridad educativa. Una autoridad carismática y ejemplar, capaz de formar para la vida. La educación que nace y se comparte desde esta forma de ejercer la autoridad, puede cambiar el mundo actual, basado en el poder y en las jerarquías.

Poder y jerarquías que van desde los ámbitos políticos a los empresariales pasando por los escolares. Porque también en las escuelas el poder está jerarquizado y porque la propia autoridad educativa no sabe funcionar si no es de forma piramidal. El poder y la información están demasiadas veces en manos de unos pocos, cuya principal virtud se basa en la desconfianza en los demás.

Y lo más grave es que dichas autoridades educativas ignoran que la solución a todos los problemas de nuestra sociedad pasa por un cambio de mentalidad y esto sólo se puede lograr a través de la Educación. Si no son capaces de delegar, estimular, facilitar y responsabilizar a los que han de cambiar las cosas desde la Educación, ¿qué va a ser de este mundo tan necesitado de oportunidades para poder seguir soñando, creando y en definitiva existiendo?

Cuando en la escuela se trabaja desde un liderazgo fuerte con un proyecto educativo vivo y compartido, la mejora de la calidad en los aprendizajes se hace posible. Los niveles de motivación, de confianza y de satisfacción en los padres crecen. Esta forma de trabajar mantiene de forma permanente las ganas de seguir mejorando y aprendiendo en beneficio de los alumnos, de nosotros mismos y de la sociedad, tan necesitada de auténticos líderes que creen espacios laborales y profesionales acogedores y relajados. Así debería ser la verdadera vocación de futuro en la escuela: la vocación de educar para el liderazgo auténtico y no para la autoridad jerarquizada.

Conseguir esto es conseguir ir a la escuela a disfrutar, a aprender a arriesgar, a compartir, a sorprender y sorprenderse, a meditar, a prevenir y a tener la sensación de que, a pesar del paso de los años, nunca se tiene la experiencia suficiente como para dejar de aprender. Porque en lo último que se piensa, es en dejar de vivir nuevas experiencias dentro de la verdadera escuela. La que nunca deja de enseñar a todo aquel que quiere aprender.

Desde esa escuela, en la que se aprende enseñando y se enseña aprendiendo, se pueden educar a ciudadanos como líderes auténticos que afronten con ilusión el futuro. Es la mayor satisfacción para los que estamos ayudándoles a crecer hoy, sus maestros, sus profesores y por supuesto, sus padres.



3 de diciembre de 2009

¿Quién hace a nuestro Colegio?

Con todo lo que hemos escrito sobre el Colegio, pensamos que queda claro nuestro intento de ser un centro que se sostiene gracias a sus ideas, convicciones y compromisos con toda la Comunidad Educativa. De la experiencia compartida como educadores surge la oportunidad a padres y a maestros de conocernos y también de crecer como personas.

Es cada vez más evidente que quien elige al Colegio Antonio de Nebrija para sus hijos, son padres con ideas y criterios muy claros sobre el modelo educativo en el que creen. Convencidos de que sólo con su apoyo y confianza en los valores de nuestra práctica diaria, dan la oportunidad a los maestros y a sus hijos para que se realicen plenamente.

La idea anterior supone que hay que dar oportunidades y respetar decisiones. Nuestros padres lo hacen, sabedores del nivel de complicidad que existe entre el colegio y las familias, porque les consta el nivel de implicación que mueve a todos los miembros de la Comunidad Educativa, porque valoran y agradecen todo lo que ponemos en juego, los que seguimos defendiendo un modelo de escuela abierta que ha de reinventarse día a día con el ánimo de transmitir los valores esenciales a nuestros alumnos.

Todo esto hace que, el nuestro, sea un centro con personalidad, que responde a las expectativas de un tipo de familia y de alumno identificados con la defensa de su autonomía y de la formación desde la práctica de la inclusión social entendida como excusa para un mayor enriquecimiento personal y profesional.

A pesar de los numerosos obstáculos y dificultades, ha madurado gracias a todos un estilo educativo propio y una cultura de centro cada más vez merecedores de ser compartidos.

De los tres sectores que forman la Comunidad Educativa -padres, profesores y alumnos- los educadores son los que llevan el peso de hacer de la escuela un verdadero espacio educativo. Son ellos los que hacen las escuelas vivas, los que les dan valor, los que las inundan de cariño, los que imprimen carácter a un proyecto y los que consiguen la proyección de la misma fuera del aula. Por medio de la cooperación que consiguen en sus proyectos innovadores intentan acercar y enriquecer a todos los miembros.

El principal objetivo de un maestro o un profesor debe ser trabajar para aportar todo lo dicho anteriormente a su entorno laboral, además, de tratar que el colegio se convierta en una comunidad de aprendizaje donde la incorporación de las familias al ambiente colegial sea lo común en un contexto de respeto, convivencia y de confianza.

Podemos afirmar con orgullo que los profesores del colegio Antonio de Nebrija lo están logrando. Sin lugar a dudas, quienes conforman nuestro colegio son artífices de un gran proyecto. Un proyecto consciente de que debe romper todos los esquemas preestablecidos que impidan educar a ciudadanos libres, críticos, capaces de trabajar en equipo y de adaptarse a los retos de un mundo cambiante cada vez más exigente.

Ayudar a realizarse a este tipo de persona requiere equipos humanos que se den la oportunidad de equivocarse desde el auténtico liderazgo, creando espacios de libertad, de información, de transparencia y de confianza, marcando caminos dejando hacer y soñar. Para que quien los recorra se pueda sentir realmente protagonista de la construcción de su propio conocimiento.

Sólo así entendemos la auténtica formación para la vida. La única que puede cambiar el mundo actual; un mundo basado en el poder y en las jerarquías. Poder y jerarquías que van desde los ámbitos políticos, los empresariales hasta los escolares. Porque también en las escuelas el poder está jerarquizado y porque la propia autoridad educativa no sabe funcionar si no es de forma piramidal, en la que el poder y la información está en manos de unos pocos, cuya principal virtud es no confiar en los demás.

Y lo más grave es que dichas autoridades educativas ignoran que la solución a todos los problemas de nuestra sociedad pasa por el cambio de mentalidad y esto sólo se puede lograr a través de la Educación. Y si no son capaces de delegar, estimular, facilitar y responsabilizar a los que han de cambiar desde la Educación, ¿qué va a ser de este mundo tan necesitado de oportunidades para poder seguir soñando, creando y en definitiva, existiendo?



21 de septiembre de 2009

Breve aproximación al Proyecto Educativo del Colegio Antonio de Nebrija en relación al Acuerdo Social para la Mejora del Sistema Educativo en Murcia

El presente curso representa para todos nosotros, al igual que los anteriores, un gran reto que afrontamos con dignidad e ilusión por dos razones principales:

· la Comunidad Educativa del Colegio Antonio de Nebrija se consolida cada vez más en la autenticidad, singularidad y equidad.

· Los resultados obtenidos desde 1997 dan la razón a nuestra labor y esfuerzo.


Que cada vez somos más “Comunidad Educativa” es evidente, de lo contrario no hubiésemos superado tantos retos, ni conseguido el nivel de consolidación del Proyecto de Centro, a pesar de todas las dificultades (¿Quién dijo que esto de la Enseñanza iba a ser un camino de rosas?).

Que los éxitos que vamos poco a poco cosechando de estos doce años dan la razón a tanto trabajo y sinsabores, lo vamos a evidenciar de forma resumida con sólo analizar nuestro Proyecto Educativo en relación al Acuerdo Social para la Mejora del Sistema Educativo en la Comunidad Autónoma de Murcia.


Somos un Centro Concertado laico aconfesional de tres líneas que viene funcionando desde septiembre de 1997.

Los niveles educativos que se imparten son

· Preescolar

· Primaria

· Secundaria

· Bachillerato

· Ciclos formativos de Grado Medio y Superior autorizados (aún no se han puesto en funcionamiento).


Nuestra filosofía como promotores de un Proyecto Educativo alternativo es

Reivindicar continuamente la máxima autonomía para el desarrollo e implantación de nuestro Proyecto Educativo que

cuenta con infraestructuras e instalaciones que permiten la mejora en el desarrollo de :

- Enseñanzas deportivas complementarias -6.000 metros cuadrados de pistas polideportivas-.

- Enseñanzas artísticas -6 estudios de danza con vestuarios y duchas de más de 100 metros cuadrados cada una; aula específica de música; salón de actos con aforo para 350 personas...

- Enseñanzas de idiomas laboratorio de idiomas y adaptación de las TIC. El Centro tiene implantado un proyecto de inmersión de idiomas desde Preescolar, con siete horas semanales de inglés y tres de francés.

- Enseñanza y manejo de las TIC -5 aulas temáticas equipadas con material informático multimedia, pizarra electrónica…; 2 aulas de informática; Ordenadores en las aulas de Infantil; Instalación de Intranet en todo el colegio, así como conexión a Internet, administrador de la red informática y mantenimiento de la web...

- Inclusión educativa, como valor añadido a nuestras señas de identidad como PEC, para alumnos discapacitados y diversos -necesidades educativas y dificultades de aprendizaje, altas capacidades, extranjeros... El colegio tiene en funcionamiento un aula abierta para autistas y un aula para motóricos. El número de alumnos dictaminados como alumnos con NNEE, este curso, sobrepasa los 45.

- Enseñanza que fomenta los valores y la solidaridad social corporativa; la praxis de esta máxima educativa es la consolidación del movimiento de voluntariado en nuestra comunidad educativa por y para la defensa de los derechos humanos y del planeta.

El edificio está climatizado con instalación de aire acondicionado frio-calor.

Todos los servicios e instalaciones cuentan con contratos de mantenimiento: electricidad, aire acondicionado, gas, contraincendios, seguridad, ascensores...

Tenemos establecidos todos los planes, procesos y protocolos para el cumplimiento de la ley en materia de:

- Sanidad -registro sanitario-.

- Seguridad e higiene.

- Protección de datos.

- Riesgos laborales.

- Salud laboral.

- Evacuación.

- Control de plagas...


Contamos con el reconocimiento a la excelencia educativa desde el año 2000, en el nivel de acceso y desde el 2001 en el de implantación y desarrollo, según el modelo EFQM con la certificación de Bureau Veritas. El Plan para la gestión de la Calidad en el Centro contempla los procesos encaminados a la mejora del proceso enseñanza-aprendizaje, la mejora en la organización y gestión económica, así como aquellos que mejoran su proyección social.

El Centro se rige y organiza según sus estatutos de empresa, S.L.L.; su Reglamento de Régimen Interno, su P.E.C., su Plan de Convivencia, y el Acuerdo Firmado con la Asociación de Padres para la mejora y seguimiento del Proyecto Educativo.

Los planteamientos pedagógicos de trabajo se basan, fundamentalmente en el aprendizaje significativo y la formación e investigación permanente sobre nuestras experiencias y propuestas de mejora y en el trabajo por proyectos, -Elio, Animación a la... Cultura, Mejor Convivencia, Materiales, Voluntariado, Hábitos Saludables, Inmersión, Excelencia, NNTT, Inclusión, Extraescolar, Deporte Alternativo, Específicos, Asociación de Alumnos, Radio, Gestión Compartida…-

El Plan de Acción para la formación del profesorado se centra en:

- El aprendizaje y mejora del dominio de los idiomas.

- El aprendizaje y mejora del dominio y aplicación de las TIC.

- El aprendizaje y mejora de la atención a la diversidad.

- El aprendizaje y mejora de métodos de trabajo globalizadores para la construcción del conocimiento.

- El aprendizaje y mejora para la implantación de una cultura basada en procesos de gestión de calidad por y para el desarrollo y la implantación de Planes de Mejora Continua y el desarrollo de la responsabilidad social corporativa como factor de excelencia.

Todo el personal del Centro, docente y no docente, trabaja a jornada completa y contrato fijo. Cumplimos con los porcentajes de contratados con minusvalía y todos ellos cuentan con un servicio de asesoría laboral dentro del Centro, descuentos en la contratación de servicios que presta el Centro, para ellos y sus hijos, servicio de guardería…


Contamos con una plantilla de personal de apoyo y complementario al personal concertado: bibliotecario, asesoría, administración y mantenimiento de la red informática y de la web, profesores de danza, música, judo, ajedrez, psicólogos, pedagogos, nativos y especialistas de inglés y francés, cuidadores y monitores de ocio y tiempo libre...

La titularidad del Centro tiene firmado con la Asociación de Padres del mismo un acuerdo “Proyecto de Mejora”, con vigencia para diez años. Es un compromiso firmado ante notario que regula el funcionamiento del Centro, en su relación con las familias socias del APA, en un modelo de gestión compartida cuyo compromiso con el APA consiste, entre otras cosas en:

- Mantener el Centro abierto desde las 7´00 a las 21´30 horas, de octubre a mayo; y de 7`00 a 15’00 en septiembre, junio y julio. En el horario extraescolar se ofrecen servicios y actividades que ellos usan según necesidades, cuyos precios autorizados por la Consejería cuentan con un descuento para los socios del APA.

- El Centro organiza bajo su responsabilidad: campamentos de verano, cursos de idiomas en el extranjero, escuela de verano, clases de apoyo y recuperación, apertura del Centro en vacaciones de Navidad y Semana Santa, planes de Formación Ocupacional, Bolsa de Trabajo...

En todas las actividades organizadas por el Centro se contempla la posibilidad de atender a niños y jóvenes con NNEE, incluso en salidas, viajes de estudios, excursiones...


Expuesto este resumen anterior de parte de la organización y funcionamiento de nuestro Centro, llegamos a la conclusión de que, curiosamente y hasta la fecha, nos hemos anticipado siempre a los objetivos del Plan de Mejora del Sistema Educativo en Murcia.


Cuando la Consejería comenzó a incorporar las TIC en las aulas, nosotros ya éramos desde 1997, un Centro integrado en red, con aulas de informática y ordenadores en las aulas desde Infantil y ya participábamos, con ponencia sobre nuestras experiencias, en el primer Congreso de Educared en Madrid.

Cuando la Consejería comenzó a proponer el reconocimiento para algunos Centros bilingües, nosotros ya funcionábamos como trilingües, por inmersión lingüística, dentro del horario lectivo, desde septiembre de 1997 y desde preescolar.

Cuando la Consejería comenzó a implantar el Programa de Animación a Lectura en las aulas de nuestra Comunidad Autónoma, nosotros ya funcionábamos con un programa de Animación a la Lectura propio desde 1997, denominado “Animación a la Cultura”; al que se le concedió un premio en el curso 2006-07.

Cuando la Consejería comenzó a plantearse la importancia de las enseñanzas artísticas, así como la falta de consideración de las mismas dentro del Sistema Educativo, nosotros impartimos, desde 1997 danza, música, arte, teatro…, por inmersión en el horario lectivo.

En el horario lectivo, también, se incorpora la enseñanza de deportes alternativos, y formación complementaria a la Educación Física; así como gran número de proyectos paralelos a los contenidos curriculares, que giran fundamentalmente en torno a temas culturales, de actualidad, medio ambiente, derechos humanos…

Cuando la Consejería comenzó a reglamentar la distribución de niños con necesidades educativas especiales, nosotros ya éramos desde 1997 un centro inclusivo y el que más niños dictaminados tenía de toda la región.

Cuando la Consejería comenzó a plantearse la incorporación de Planes de Mejora en los Centros de nuestra Comunidad, nosotros ya teníamos ese reconocimiento desde el año 2000.

Cuando la Consejería se planteó que el horario de los Centros Educativos debía ser más amplio y ofrecer más servicios a la Comunidad, nuestro horario habitual desde 1997 era de 7´00 a 21´30 horas, permaneciendo abiertos desde el 1 de septiembre al 31 de julio y organizando todo tipo de actividades y de servicios; todos ellos gestionados por padres, profesores y personal del Centro.

Cuando la Consejería se planteó elevar el nivel de exigencia de las instalaciones de los Colegios de nuestra Comunidad, así como la plena adaptación de los mismos a alumnos discapacitados; nosotros ya lo estábamos desde 1997.

Cuando es evidente que la formación del profesorado es una necesidad, nosotros mantenemos nuestro plan de formación tan vivo y dinámico como nuestro Proyecto Educativo; ya que a partir de él aprendemos por investigación y reflexión permanente sobre nuestros procesos, sobre nuestros proyectos, sobre nuestras propuestas compartidas y consensuadas día a día.


Además de los 70 profesores contratados dentro del concierto educativo, hemos creado más de 30 puestos de trabajo fijos que no dependen de la Consejería como Centro Concertado sin ningún tipo de incentivos ni de ayuda oficial.


Nuestro principal objetivo para el futuro es conseguir ser cada vez más autónomo como Centro Concertado para seguir desarrollando nuestra línea de trabajo y, sobretodo,

seguir formándonos y creciendo para que el tiempo de nuestros alumnos, en nuestras manos, se aproveche al máximo. Sólo así, su derecho a aprender todo lo que les podamos enseñar seguirá siendo una realidad cada vez más evidente. Ellos son nuestra razón de ser.

seguir estrechando, como hasta ahora, una relación de compromiso cada vez mayor con los padres o tutores legales de nuestros alumnos. Ellos son nuestros principales aliados y nosotros somos su principal apoyo de orientación y formación para esta, tan dura como maravillosa, aventura que es la educación de sus hijos.


Por todo lo anteriormente expuesto, nos sentimos orgullosos de pertenecer, junto con los padres, a la Comunidad Educativa del Colegio Antonio de Nebrija y nos alegró leer la noticia, el curso pasado, en los medios de comunicación de que nuestro Colegio es uno de los 8 mejores colegios de Murcia.

Feliz curso

Mª Dolores González Valverde

Donde los padres saben lo que quieren.

Han sido muchas las veces en las que he tenido que explicar el Proyecto Educativo así como lo que es en sí el Colegio Antonio de Nebrija. Siempre he añorado poder asegurar que en este Centro, los padres dejan a sus hijos sabiendo lo que quieren.

Hace unos cuatro años que un grupo de padres movidos por su deseo de participar desde el colegio en la educación de sus hijos, llegaron a la conclusión de que la mejor manera era tomando parte en la Asociación de Madres y Padres. Así lo hicieron presentándose en las elecciones y siendo elegidos como miembros de la nueva Junta Directiva. Este grupo de padres siempre ha estado comprometido, de forma constructiva y desinteresada en trabajar para el resto de padres en la buena marcha del Colegio. Su relación con el Equipo Directivo ha sido abierta y sincera. Hay que reconocer que nadie que se presente en sociedad en plan constructivo y desinteresado obtiene el beneplácito de todo el mundo. Y para ellos no iba a ser diferente: además del gran esfuerzo y sacrificio personal en detrimento de sus familias, tuvieron que soportar desde el principio críticas desafortunadas desde varios sectores.

La buena fe que les movió fue dando su fruto: crecía una confianza mutua con el Colegio mientras que su credibilidad entre los demás padres iba también en aumento. De las buenas relaciones, ha surgido la creación de un nuevo órgano de gobierno dentro del organigrama del Centro: el OSEM -Órgano de Seguimiento y Evaluación de Mejoras. Está formado por miembros de la Asociación de Padres y del Colegio en igual número. Con él se pretende garantizar la gestión compartid entre los padres y el Colegio en todos los aspectos. Fundamentalmente garantiza la intervención en la gestión del fondo que los padres aportan al Centro para el apoyo y desarrollo del Proyecto Educativo. La Asociación, entre sus nuevos compromisos, también se encarga de la acogida y del asesoramiento de los padres de nuevos alumnos. Todo ello ha redundado en un mejor funcionamiento del Centro. La buena gestión de actividades, la buena imagen y el prestigio del que goza la Asociación de Padres y Madres del Colegio Antonio de Nebrija dentro y fuera del mismo, hacen que el Equipo Directivo y la Titularidad de éste se sientan muy orgullosos. Aun siendo conscientes de que queda mucho por hacer, estamos orgullosos de haber dado entre todos uno de los pasos más decisivos en estos últimos 10 años.

Si desde siempre hemos tenido clara la viabilidad de este Proyecto Educativo, ahora con el mayoritario respaldo de padres que saben lo que quieren, ya nada ni nadie nos puede impedir seguir trabajando por la mejor educación posible de sus hijos.

En definitiva, ha sido desde siempre nuestra razón de ser.

Quiero expresar mi sincero agradecimiento a todos los padres que no sólo confían y apoyan sino que también defienden al Colegio de sus hijos; sin ellos, simplemente, no existiríamos.


“Competencia lectora y escrita, empatía y comunicación, más de 6400 horas de formación, más de 1500 horas de estudios pedagógicos, prácticas en..."

El encabezamiento anterior, a modo de título, es un resumen de una de las claves del éxito del sistema educativo finlandés. Se refiere al nivel de exigencia y de preparación de los docentes finlandeses. El artículo que, hace una aproximación sobre estas claves del éxito en Finlandia, se encuentra publicado en la revista nº 381 julio-agosto de 2008 “Cuadernos de Pedagogía”, también lo subiremos a la web del Colegio dentro de la revista digital de este curso, junto con el comentario que tenéis a continuación.

Nos permitimos analizar esta publicación con la intención de reflexionar sobre el grado de preocupación que deberíamos tener cuando leemos sobre estos temas y pensamos que lo que está en juego en todo esto es el futuro de nuestros alumnos, vuestros hijos.

Es cierto que en no pocos Proyectos Educativos de Centro y, por supuesto, en todas las reformas de nuestro sistema educativo sus principios básicos están basados en la defensa de los derechos humanos, en principios de equidad y de igualdad, en la defensa del desarrollo sostenible, la búsqueda de la eficiencia y el logro de competencias en los alumnos, la importancia de la enseñanza de la lengua y de las matemáticas...

Estos principios son exactamente los mismos que defiende y apoya el sistema finlandés, lo que ocurre es que allí estos principios e intereses coinciden exactamente con los principios e intereses de la totalidad de la sociedad finlandesa y con sus prácticas ciudadanas. Sus leyes educativas son estables porque han sido aprobadas por grandes mayorías. Esto hace que el sistema educativo finlandés encaje con los valores prioritarios sociológicos de los finlandeses. Estos valores se pueden resumir diciendo que aspiran a ser líderes mundiales en el desarrollo de una sociedad del conocimiento, sin renunciar a una sociedad del bienestar, con una muy alta equidad social.

La adquisición de una alta competencia lectora es el principal objetivo en el que se basa el sistema educativo finlandés, y para conseguirlo se tienen que cumplimentar las actuaciones de la familia, las estructuras socioculturales de apoyo educativo y la escuela. Si cada una de ellas en su función específica rompe la cadena por la que los alumnos pasan cada día de uno a otro se rompe el proceso de construcción del conocimiento.

La familia. La familia finlandesa se considera la primera responsable de la educación de sus hijos. Los padres finlandeses son ávidos lectores y acuden con sus hijos a la biblioteca, a las ferias de libros y a establecimientos especializados a comprar libros, periódicos, revistas... Existen mecanismos del Estado que hacen compatible la vida familiar y la laboral.

Las instituciones socioculturales de apoyo educativo. En Finlandia las bibliotecas y establecimientos de apoyo cultural son abundantes y buenos y están dirigidos por personal culto y competente. La iglesia luterana fomenta la lectura de la Biblia y el valor y responsabilidad sobre la vida. El cine y la televisión emiten las películas en versión original, hay que aprender a leer rápido para entender el argumento, esto fomenta el interés por aprender a leer y el aprendizaje de lenguas extranjeras.

La escuela. En los últimos 30 años en Finlandia se ha aumentado la inversión en educación, pero no es éste el único motivo de sus mejoras educativas, y por supuesto no el principal. En la escuela finlandesa la disciplina es alta y se potencia el esfuerzo. No hay casi repeticiones. La metodología dominante es constructivista. La ratio profesor alumno es baja. Los alumnos con dificultades educativas tienen desde primero de primaria apoyo continuado, generalmente dentro del aula. La organización del centro es muy flexible. Los libros y material escolar son gratuitos. Hay departamento de orientación en todos los centros educativos con personal muy cualificado y equipos de apoyo muy eficientes fuera de los mismos. En clases con niños de NEE la ratio por clase es de 10 alumnos. En todos los centros hay una comida gratuita al día.

Pero lo que hace realmente eficaz y eficiente al sistema educativo finlandés es su extraordinario proceso de selección y de formación del profesorado de primaria y de secundaria. En este proceso hay nota de corte para los aspirantes a ser profesores, el expediente del candidato suele superar el 9 de media entre sus estudios de bachillerato y reválida. El mayor honor para un ciudadano finlandés es ser profesor, ya que es el profesorado, junto con la familia, la institución que ayuda a mantener su cultura y su nación. El profesor valora la excelente cualidad de los estudios de profesor como fuente de crecimiento personal. Una segunda selección se hace en las facultades de Educación y entre otros aspectos se evalúa la competencia lectora y escrita de los aspirantes y la capacidad de empatía y de comunicación de los mismos. Se hacen cerca de 6400 horas de formación-estudio, para los profesores de secundaria, para los de primaria es de 8350 horas de formación-estudio. Se realiza una tesina obligatoria como proyecto final de investigación. Se realizan más de 800 horas de prácticas. El profesor de secundaria después de especializarse en su área realiza pruebas de acceso a la facultad de educación para realizar en ella 1500 horas de estudios pedagógicos para después realizar las prácticas pedagógicas. Los docentes son seleccionados por los directores de los centros. A los profesores más competentes se les sitúa en los primeros niveles educativos. Los profesores con mayores habilidades y estrategias realizan tareas de apoyo con los alumnos que más lo necesitan. Finlandia es el país con el sistema más exigente para la función docente. El Estado tiene poco peso en la educación, dirige el sistema pero no es el titular. Los máximos responsables del sistema educativo son el municipio y el propio centro. No existen ni han existido jamás inspectores de educación. El precio de una plaza escolar en un instituto es de 6.000 euros y la Administración paga lo mismo sea el centro público o concertado.

De esta exposición se deducen varias realidades:

· Que el sistema educativo español dista bastante del finlandés.

· Que la concienciación ciudadana de las familias españolas también se parece poco a la finlandesa.

· Que el profesorado español, con la formación que actualmente se le ha exigido, junto a la baja consideración social que tiene de sí, unida a la baja estima social con la que cuenta, difícilmente puede dar respuesta por sí sólo a la gran labor a la que, por su profesión, está llamado a desempeñar: contribuir a la formación de la sociedad del conocimiento, sintiendo que es la pieza clave para conseguirlo.

· Que los centros educativos, por la rigidez del sistema, gozan en España de poquísima autonomía para desarrollar proyectos que contribuyan a dar respuesta adecuada a las familias, a los alumnos, a la formación de sus equipos...

Y, como Comunidad Educativa, ¿podemos hacer algo? Sinceramente, creemos que sí.

Al sistema educativo sólo se le va a poder mejorar o cambiar desde una mejor conciencia ciudadana de los españoles. Aunque seamos una gota de agua en el océano, debemos formar ciudadanos de este calibre en nuestro centro.

Con respecto a la actitud de la familia, en relación a la educación de sus hijos, ahí sí que se puede mejorar siguiendo algunas de la pautas de los finlandeses, pongámonos manos a la obra comenzando, por ejemplo, por revalorizar la labor docente; profundizar en el Proyecto Educativo del Centro de sus hijos; velar porque se eduque en valores ciudadanos que defiendan la sociedad del bienestar, al tiempo que la equidad social entre sus miembros y la colaboración de los mismos en la construcción del conocimiento; amemos nuestra lengua leyendo, en presencia de nuestros hijos, cada día más...

Los padres de los alumnos del Colegio Antonio de Nebrija tienen matriculados a sus hijos en un Centro que, desde sus señas de identidad hasta su práctica docente, se trabaja en tres vertientes muy importantes que coinciden con todo lo expresado anteriormente:

a) Tanto sus bases metodológicas como pedagógicas se encuentran dentro del paradigma constructivista.

b) Su principal objetivo es la formación de ciudadanos seguros de sí mismos, con espíritu crítico y con la conciencia clara de que están llamados a ser parte activa en la construcción de la sociedad del conocimiento.

c) El principal objetivo de los directivos del Colegio es la formación del equipo docente, para que aprenda a descubrirse a sí mismo, desde la práctica, la investigación y la formación permanente.

Ésta es la única forma de tomar conciencia de lo importantes que son en su contribución a la sociedad del bienestar, de la equidad y del conocimiento; sociedad que sólo es posible construir a partir de un buen sistema educativo y de una buena práctica docente.

Un buen sistema educativo sin buenos docentes jamás prosperaría; unos buenos y vocacionales docentes siempre mejoran el sistema educativo y fuerzan la situación para que éste mejore.

Este ha sido, es y será uno de nuestros retos. Reto que, si compartimos todos los miembros de la Comunidad Educativa, multiplicará los resultados en sus hijos y por ende en la mejora del futuro de nuestro país.

Educar en y para el S.XXI

Cuando nos planteamos si la escuela está o no en crisis, buscamos y buscamos para poder agarrarnos a lo que deberíamos tener claro. Si realmente asumimos la responsabilidad de educar en y para el siglo XXI nos vemos obligados a redefinir los objetivos que hay que perseguir en la educación.

Estaríamos descontextualizados si, como educadores de “por y para la vida por medio de la vida”, nos olvidásemos de que los alumnos de este siglo necesitan una educación de calidad en las competencias propias de nuestro tiempo. Estas competencias son la utilización de las nuevas tecnologías y el análisis de la información y la comunicación, el dominio de los idiomas y la educación en valores. Esto es así porque el mundo está cada vez más globalizado, porque estamos inmersos en la sociedad de la información y de la imagen y porque existe una grave crisis de valores y socio ambiental, que afecta a todos.

Sólo desde una educación integral y en valores conseguiremos formar a ciudadanos capaces de tomar decisiones con criterio y con seguridad.

Cabría preguntarse, como consecuencia de lo anterior, si la mayoría de los maestros y de los profesores de nuestro país están realmente preparados y, sobre todo, si son conscientes de que no lo están. Nos planteamos algunas preguntas, a modo de reflexión:

¿Realmente un profesor o maestro se prepara durante su carrera aplicando las nuevas tecnologías a los procesos de enseñanza-aprendizaje y a la gestión y construcción de su propio conocimiento, como entrenamiento previo a lo que en un futuro será su trabajo con los alumnos? ¿Realmente un profesor o maestro se ha preparado para enseñar a mirar y analizar la comunicación audiovisual y el uso de las tecnologías? ¿Realmente nuestros profesionales de la educación se han preparado y formado con la intensificación en la enseñanza de los idiomas extranjeros desde las edades más tempranas, para, de este modo, contribuir al aprendizaje y refuerzo de los idioma en la escuela? ¿Realmente los profesores y maestros tienen claro en lo que consiste la formación integral de un alumno y saben cual es su papel dentro del este proceso?... Podríamos seguir preguntándonos sobre la competencia de los maestros y profesores de nuestros colegios e institutos pero probablemente la pregunta del millón sería ¿Alguien, desde el gobierno, independientemente del signo político, se cuestiona cómo acometer la preparación de aquellos que van a tener el tiempo de nuestros niños y jóvenes en sus manos durante su periodo escolar?


Esta es la pregunta. Esta es la cuestión. Pero lo cierto es que es que entre interrogante e interrogante están los alumnos y estamos, nosotros, los profesores que ya estamos y que, al menos en este colegio, intentamos responder, de forma significativa, a la pregunta ¿Y...qué hay que enseñar? Y nos damos cuenta de que los contenidos disciplinares no pueden ser el único objeto de estudio escolar, colocando información una a continuación de otra. Se necesita un instrumento intelectual para analizar los contenidos curriculares que se pretenden enseñar contextualizados dentro de la realidad y problemática del medio que nos rodea y con una importante carga de interés para los alumnos.

Intentamos organizar los contenidos del currículo partiendo del interés de los alumnos e investigando sobre la problemática actual. Si lo conseguimos estaremos dando un paso de gigante en la motivación del alumno por aprender descubriendo y construyendo conocimiento. Los contenidos del currículo están formados, tanto por los específicos de las distintas disciplinas integradas entre sí, como de experiencias inmersas en la realidad social, política, familiar, escolar del alumno y de su entorno.

La escuela, por tanto, debe ser el marco propicio para enriquecer el conocimiento del alumno conducente a la capacitación del mismo para su futura intervención en el mundo, dominando las lenguas extranjeras, las nuevas tecnologías y formándolo integralmente.

Desarrollar la cultura científica de los alumnos supone, primero, haber desarrollado la nuestra propia a base de romper con la rigidez de un sistema sometido a horarios cerrados, distribución de alumnos por edades meramente, espacios cerrados y con distribución de mobiliario convencional, recursos, editoriales que generalizan el saber y los contenidos, profesorado formado sólo para lo disciplinar, falta de formación para trabajar de forma colaborativa y en equipo...

Somos un grupo de personas que, en su mayoría, sabemos lo que significa trabajar en favor del desarrollo de la cultura científica en el alumno, para que aprenda de forma significativa durante toda su vida, en lugar de ensañar ciencias de forma aislada. Somos conscientes, también, de lo difícil que esto resulta, hoy, en el desarrollo de la tarea docente de cualquier colegio o instituto. Seguiremos en esta línea, pues teniendo claro lo que y cómo enseñar. Hay que seguir preparándose para afrontar los retos a pesar de las dificultades. Estamos seguros de que la mejor manera de rentabilizar nuestro esfuerzo es compartir experiencias con otros colectivos con la misma inquietud. Nada mejor, para ello, que la utilización de las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información.

Más que solos, nos sentimos abandonados a nuestra suerte, como la mayoría de los educadores inquietos en nuestro país, por parte de la Administración Educativa. Pero al mismo tiempo, estamos experimentando un acercamiento importante con los padres de nuestros alumnos a la hora de compartir objetivos y maneras de enseñar a sus hijos. Esto, junto a nuestro crecimiento personal y profesional, nos motiva.

Mª Dolores González Valverde